Presentación

50 Años de existir Educando


Cincuenta años han pasado desde que abrí a la juventud estudiosa, de mi realidad convertida en fantasía allegada a la buenaventura de mis ilusiones por un futuro mejor. En mí se puede contar para servir a la patria, para empezar a forjar a los hombres que en un momento dado serán los pilares de nuestro pueblo, de mi saldrán quienes edifiquen mi ciudad, quienes mitiguen el dolor humano, quienes proclamen justicia social, quienes administren y resuelvan los problemas económicos de mi nación.


Aunque llevo el nombre de un ilustre ciudadano estadounidense, el Presidente "John F. Kennedy", la 67 me llaman, éste quiza nombre seco y triste; pero en el corazón de aquellos que han entrado en mis aulas, ¡qué nombre!, lleno de caricias y de recuerdos gratos, nombre de lucha, nombre de arma para abrirse campo en el laberinto de la vida.



También es momento de reflexionar. ¿He cumplido con los objetivos para los cuales fui creada?... Creo que sí... Muchos de los jóvenes estudiantes egresados de aquí son ya profesionistas, empleados, obreros, padres de familia que son útiles a México.



Muchos de ellos me visitan y con que añoranza me observan, haciendo evocaciones de mi patio donde alegremente jugaban, de los talleres en donde aprendieron lo que aplican en la vida diaria, de los laboratorios donde la experimentación hacía sentirlos grandes investigadores, de las diferentes aulas donde recibían sus cátedras: Español con el don divino de la palabra que comunica; Matemáticas, señera llave del razonamiento; Biología, con su estudio de la naturaleza y de la vida; Historia... Geografía...


Los que se han preocupado por mí, Directivos, Maestros, Alumnos, Padres de Familia y mi comunidad, que deben aceptar igualmente mi alegría y parabienes, porque son ellos lo que con su entusiamo y dedicación han hecho que fomente los ideales de todo ser humano. Son ellos quienes junto conmigo deben festejarse, meditar sobre nuestros primeros años y fincar en ellos nuevas metas a superar.
El regalo que espero de tí, jóven alumno es el reconocimiento de que haya servido para tu bienestar y el compromiso de que te conviertas en mi aliado para el beneficio de la humnidad.
Nos espera un arduo trabajo, ¡ADELANTE!